Eventos del SITEAL

Formación TIC y empleo para los jóvenes: desafíos y posibles cursos de acción

Conversación entre Georgina Vivanco, Néstor Bercovich y María Teresa Lugo

El 20 de octubre, en el marco de los eventos del SITEAL1Georgina Vivanco, Doctora en Ciencias de la Educación (USACH, Chile), Néstor Bercovich, especialista  en políticas de innovación y sociedad de la información, consultor de CEPAL y de la EU-LAC Foundation y María Teresa Lugo, coordinadora de proyectos TIC y Educación del Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación de la UNESCO Sede Regional Buenos Aires, conversaron sobre las políticas de formación y empleo juvenil en el área TIC en América Latina.

 

María Teresa Lugo: La conversación de hoy aborda la relación entre la tecnología y el mercado de trabajo; la situación de desigualdad en la región en relación con los jóvenes, la tecnología y el empleo; conceptos como “nueva economía digital”2 y el impacto del ecosistema digital en los sujetos y su relación con el mercado de trabajo. ¿Cuál es tu apreciación sobre estos temas, Néstor?

Néstor Bercovich: Para comenzar, me interesa dar una mirada detallada de algunos de los principales programas públicos que se están implementando en algunos países de la región. Es importante no perder de vista el contexto de estos programas: una masificación de la aplicación de las tecnologías digitales, la inteligencia artificial y la digitalización en los procesos productivos y la vida cotidiana, acompañada de una brecha en las capacidades digitales. La revolución tecnológica en curso está transformando radicalmente nuestras vidas, la manera de comunicarnos, de discutir, de hacer reuniones, y también la forma de producir, de consumir y de estudiar. Además, cambia el perfil de actividades profesionales requeridas en el mercado de trabajo. Las tecnologías digitales tienden a alterar radicalmente las formas de organización de trabajo, las formas de consumir, de vender, en todos los sectores económicos, al mismo tiempo que se despliega una nueva cultura digital. Durante las últimas décadas, las tecnologías digitales de consumo y de producción se han ido difundiendo masivamente y hoy la nueva economía digital ocupa una ración importante del producto bruto interno en nuestra región. Con muchas heterogeneidades entre los países, existe una exigencia de nuevas habilidades para poder insertarse en el mercado de trabajo. Lo que plantea una serie de desafíos y de oportunidades a la hora de pensar en educación, capacitación y empleo para la juventud. ¿Por qué? Si analizamos el empleo y la educación, la juventud presenta, en comparación con el total de la población, el mayor déficit de trabajo decente. Los jóvenes latinoamericanos y caribeños presentan la mayor tasa de desempleo, de subempleo y los menores salarios. Estas desventajas se acentúan en el caso de las mujeres jóvenes. En América Latina hay 160 millones de jóvenes entre 15 y 19 años, lo que equivale a un cuarto de la población de la región. Según datos de la CEPAL, 4 de cada 10 jóvenes de 20 a 24 años no habían concluido la educación secundaria en 2015 y sus tasas de desempleo son 3 veces mayores que las de la población adulta. Además hay 30 millones de jóvenes, es decir un 22%, que no estudian ni trabajan en forma remunerada. Este es el panorama cruel que encontramos como contexto. Además, hay problemas de acceso a la educación, de deserción y de calidad en la formación.

En relación con las habilidades digitales, hay progresos importantes: hoy un 50% de la población de la región tiene acceso a internet pero aun gran parte de la juventud no posee conocimientos informáticos básicos y las habilidades requeridas son cada vez más sofisticadas y necesitan ser constantemente actualizadas. Hay una demanda creciente de recursos humanos creativos, innovadores, multifuncionales, con vocación para el aprendizaje permanente y un nivel elevado de habilidades conceptuales. Por un lado, se despliega una nueva economía digital, que tiende a ser generadora de empleos calificados y mejor remunerados. Pero, por el otro, existe un déficit de las capacidades que esa nueva economía requiere. Esto plantea una situación paradojal y es que, a pesar de que tenemos muchísimos jóvenes desempleados, los sectores de actividades vinculadas a las TIC tienen dificultades para encontrar personas con habilidades tecnológicas adecuadas. Entonces hay un gran desajuste en la cantidad y la calidad de las competencias disponibles en las necesidades del mercado laboral. Esta brecha no es exclusiva de la región. Según un estudio de la comisión europea, en Europa de quinientos mil puestos de trabajo ofrecidos en 2015 muchos no pudieron ser ocupados, y se estima que habrá 800 mil vacantes en TIC para 2020. En la región latinoamericana, la consultora internacional IDC estimó para 2015 un déficit de 140 mil profesionales TIC en la región, lo que equivale a un 35% del total. En la Argentina se forman anualmente 3000 estudiantes en carreras de TIC, y solamente el sector de software estima que en 2016 requerirá 7000 nuevos puestos de trabajo. En México y Brasil también hay una situación similar, en Colombia se proyecta un déficit del 53 mil técnicos y profesionales TIC para 2018.

¿Cuáles son las causas de este desajuste? En principio, sólo un porcentaje limitado de la población accede a la educación técnica superior. Por otro lado, muchos egresados tienen una formación deficiente en matemáticas y ciencias. Entonces hay un problema de cantidad y de calidad. Además una muy baja proporción de estudiantes elige TIC, algo que se acentúa en el caso de las estudiantes mujeres. Se trata de un problema complejo que requiere programas y políticas públicas integrales en los niveles de educación básica y universitaria. Desde hace 10 años algunos gobiernos de la región han formulado iniciativas públicas muy interconectadas con el sector privado, con el sector empresarial y con las cámaras vinculadas al software y los servicios de información. Voy a describir brevemente algunos de esos programas.

En Brasil en 2013 se lanzó Brasil más TI3 con el objetivo de capacitar estudiantes para el sector TIC, incluye cursos de capacitación gratuitos del Ministerio de Ciencia y Tecnología, destinados a jóvenes para poder desarrollar su carrera profesional. Son coordinados por COSTEX, una asociación vinculada a las empresas de Software de Brasil, y ejecutados a través de distintas instituciones educativas. Hasta 2015 hubo 200 mil usuarios, y la expectativa es en 2022, llegar a 900 mil nuevos técnicos y profesionales. En México4, el programa es menos masivo y está destinado a la formación de profesionales en TIC para responder al déficit de cantidad y calidad de capacidades digitales. Está articulado entre la Secretaria de Economía y la Cámara Software. Hasta 2012 egresaron 15 mil profesionales de estos cursos. En la Argentina, está EMPLEARTEC5, que busca fomentar empleos en áreas de software y tecnología en general, y ofrece una formación profesional gratuita en informática básica y tecnologías específicas. Está dirigido a jóvenes con dificultades de inserción laboral y también a personas que necesitan completar su formación. Nuevamente encontramos una red institucional entre el Ministerio de Trabajo y la Cámara de empresas de Software y servicios informáticos, CESSI, que realiza la selección de los estudiantes y da apoyo a los cursos. Hasta 2015, pasaron 30 mil quinientos jóvenes. En Costa Rica son dos programas masivos: empresas Lego, que es una formación de alumnos orientada a la empleabilidad, y el Proyecto Jóvenes administradores de redes6, que es un recurso más específico orientado a formar a los alumnos de escuelas técnicas en administración de redes. En Colombia, el programa Talento Digital7 busca apoyar la formación de Recursos Humanos especializados en tecnologías de información. Se trata de una iniciativa del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de Colombia, que se ejecuta a través de universidades e instituciones de educación superior. En 2016 se habían graduado 600 mil cuatrocientos jóvenes.

MTL: Luego de la descripción detallada de Néstor, quería preguntarle a Georgina ¿De qué modo se puede dar una visión sistemática que oriente tanto el diseño como la evaluación de estos programas?

Georgina Vivanco: Además de conocer las experiencias, es interesante brindar una visión sistematizadora, que oriente los diseños, las implementaciones y también las posibles evaluaciones de estos programas. Propongo hacer un resumen comparativo de estas experiencias, ver qué tienen en común y cuáles serían sus diferencias, como para poder ir delineando elementos de buenas prácticas. En primer lugar, como rasgo común, todas involucran instituciones públicas de nivel nacional e instituciones o cámaras empresariales para la coordinación y el apoyo. Además, son todos programas que buscan garantizar un amplio acceso a los cursos, para lo cual buscan la gratuidad mediante una beca de 100% o de algún porcentaje significativo. Sin embargo, difieren en algunos aspectos como, por ejemplo, en el público objetivo. Algunos programas tienen un público bien amplio mientras que otros focalizan más en sus tipos de cursos y en los contenidos curriculares que ofrecen. Por ejemplo, Argentina, Colombia, Brasil y Costa Rica ofrecen cursos más masivos, mientras que México busca fomentar certificaciones para achicar la brecha de las capacidades digitales. Esta diferencia sería más bien de orden cualitativo. Por otro lado, un aspecto muy interesante es el alcance de los programas: en Argentina y Brasil se hace énfasis en la inclusión digital de los jóvenes, mientras que Colombia y México buscan un público de educación superior. Todos estos programas incorporan en buena medida buenas practicas sugeridas por algunas sistematizaciones ya realizadas. Organizaciones como la CEPAL sugieren que exista interacción de los actores involucrados y un diagnóstico previo que permita definir un problema en el cual se va a enfocar la acción del programa. También se sugiere que sean accesibles y que incorporen algún mecanismo de inserción laboral. Sin embargo, existe una limitación en muchos de estos programas, y es que no se cuenta con evaluaciones sobre los impactos que han tenido en las formaciones a nivel laboral y social, y tampoco hay un monitoreo de las trayectorias de los egresados. Falta información sobre el modo en que estos programas han contribuido al empleo y a la inserción social de estos jóvenes. Por otro lado, se observa que un aspecto clave para el éxito de estos programas es la integración de los distintos actores en las iniciativas y empleos en TIC. Esta integración puede darse en varios niveles, local, regional y nacional, y es fundamental que coordine los intereses y necesidades de todos los actores. Son tres, a saber, los empleadores en el área de las tecnologías digitales, los jóvenes y las instituciones educativas de formación en área de las TIC. Un aspecto que aparece como clave es la necesidad de los jóvenes de recibir información completa de las proyecciones laborales de estos cursos de capacitación para tomar decisiones informadas. Por otro lado, como demanda común, las instituciones educativas y de formación en el área de las TIC deberían considerar contenidos y metodologías pertinentes para la vida y el trabajo. Y los empleadores deberían trabajar estrechamente con las instituciones educativas y de formación. Esa integración es clave para el éxito y las buenas prácticas de cualquier iniciativa.

En el Cuaderno de SITEAL8 hacemos una propuesta integrando las experiencias con los estudios de sistematización. Buscamos orientar buenas prácticas en las políticas de formación y empleo para los jóvenes, considerando a los tres actores involucrados -los empleadores, las instituciones educativas y de formación y los jóvenes-, y enfatizando sus interrelaciones. Tomamos en cuenta tres parámetros para evaluar estas iniciativas: calidad, relevancia y pertinencia. Se necesita que los empleadores participen activamente no sólo en definir qué tipo de capacidades TIC necesitan sino también a la hora de implementar cualquiera de las iniciativas. Por su lado, las instituciones educativas y de formación en TIC deben colaborar con algunos factores estructurantes, como definir el público objetivo de intervención. Otro factor estructurante es brindar una capacitación integral que incluya capacidades técnicas, capacidades genéricas o trasversales como pensamiento sistémico o resolución de problemas complejos, capacidades comportamentales, como colaboración y trabajo en equipo, y capacidades profesionales como la elaboración de un curriculum, cómo presentarse en entrevistas de trabajo, orientación vocacional, etc. También se requieren capacidades para el emprendedorismo y el auto empleo. Además, dentro de las instituciones debería existir una definición de estructura física computacional informática para la gestión, monitoreo y evaluación de la iniciativa. En cuanto a los jóvenes, el tercer actor dentro de esta sistematización, aparece la necesidad de informarlos para poder tomar las decisiones conociendo la proyección laboral. También es interesante darles mayor representación en el diseño y la gestión de los programas.

MTL: ¿Cuál es, en tu opinión Néstor, el rol del Estado, sus capacidades y su lugar en este planteo?

NB: El Estado tiene un rol importante de mediación y de facilitación. ¿Por qué? Para empezar porque puede responder de forma limitada a las demandas del sector empresarial que necesita recursos humanos calificados para determinadas funciones específicas. En algunos casos, como Brasil y Argentina, se ve que hay una mediación pública y un esfuerzo por ampliar el universo de jóvenes que pueden formarse. Estos programas constituyen una oportunidad para la gestión pública, para mejorar y acelerar la formación profesional de jóvenes que se desempeñen en sectores de TI que están demandando mucho empleo calificado. En realidad, excede al sector de Software, es un problema de déficit de capacidades que es necesario que el Estado diagnostique y pueda definir una oferta de cursos que responda a este déficit.

MTL: Están llegando preguntas. Una de ellas dice: la brecha de formación en relación con la demanda laboral ¿supondría reorientar el curriculum a las demandas del mercado laboral? es decir ¿cómo está jugando el lugar del Estado en la política educativa?

GV: En efecto, uno de los limitantes que se detecta es la formación de los estudiantes, algo que ha aparecido en muchas evaluaciones internacionales. Se observa una falta de formación en matemáticas y ciencias, que podrían ser requisitos para saber y desempeñarse en tecnologías digitales. Una sugerencia que aparece en Foros internacionales es la necesiddad de inversión del Estado y del área educativa en el desarrollo de habilidades transversales, no se trata de agregar contenido sino de mejorar su calidad. Se busca crear bases para que los jóvenes tengan capacidades de aprender a aprender, de adquirir autonomía y de acompañar estos cambios, no sólo del mercado sino de la vida. Adaptarse a los nuevos contextos en que sucede su vida y su posible crecimiento profesional. 

MTL: Leemos dos más. La primera dice ¿Qué acciones están siguiendo en materia de orientación profesional para inducir a los jóvenes a estudiar carreras vinculadas con las TIC?. La segunda: En Europa, Estados Unidos y Canadá hay déficit de profesionales de las TIC, con la falta de fuentes de empleo en los países de América Latina ¿recomendarían la búsqueda de acuerdos de migración laboral hacia esos países?

NB: En relación con la primer inquietud hay varias iniciativas que están presentes en el documento: se trata de formación para el empleo, muy orientada a la mejora laboral. También hay otro tipo de iniciativas vinculadas con la brecha digital de género y la bajísima participación de mujeres en el mundo en TIC en general9. Entonces hay estrategias de sensibilización que buscan brindar información directa. Se organizan visitas a colegios de mujeres que se desempeñan en el área de TIC para contar cómo es su trabajo, posibles trayectorias laborales en el área TI, expectativas de remuneraciones, de plena autonomía, se informa sobre la existencia de becas.
En relación con la segunda pregunta acerca de si considero que sería una buena idea organizar una especie de migración para la contratación internacional de empleados latinoamericanos, creo que sería una malísima idea ¿Por qué? porque en realidad queremos que nuestros países se desarrollen en actividades vinculadas a la nueva economía digital. Por lo tanto, si nosotros sustraemos de la región latinoamericana la poca mano de obra calificada en TI que tenemos vamos a llevar a la ruina a nuestra industria de TI. Más bien lo que sucedió en algunos momentos de crecimiento fue la importación de recursos humanos calificados desde países centrales, desde India, España, Portugal. El desafío pasa por ampliar la oferta de capacidades digitales en nuestra región, para surtir a nuestras empresas del sector de TI y a todos los sectores de la economía que necesitan emplear personal calificado con habilidades digitales.

MTL: ¿Cuánto ha avanzado la doble escolaridad para brindar más tiempo formativo y favorecer la empleabilidad?

GV: Esa podría ser una propuesta más en la sistematización. Se está hablando de incluir cierta formación técnico profesional dentro de la enseñanza formal, como opción básica, no como obligación. Son dos aspectos, una cuestión es el tiempo integral y otra una formación que complemente más para la vida. Es una posibilidad de abordar el tema en jóvenes, de poder incorporar dentro de la educación formal contenidos vinculados a las TIC. 

NB: Quisiera agregar que en Brasil actualmente se discute una reforma de la enseñanza media, y uno de los cambios planteados es avanzar progresivamente en la doble escolaridad. En general hay consenso sobre este planteo, y también hay una serie de desafíos y de financiamiento que en estos momentos en Brasil en plena crisis está complicado. En este intercambio, nosotros solamente quisimos subrayar experiencias interesantes, que están dando resultados y que merecen ser difundidas, ampliadas y mejoradas. Sin desconocer que hay una serie de medidas tanto de financiamiento como de calidad y de vínculo con el mundo del empleo a nivel de formación universitaria, profesional y técnica que deben ser tomadas. 

MTL: Tres últimas preguntas ¿Cuál debe ser, según la opinión de ustedes, el nivel de escolaridad sugerido para impulsar el emprendedorismo  y el autoempleo en los jóvenes? La siguiente: Muchas veces se da la inserción de los estudiantes de los últimos años de las escuelas técnicas en el mundo laboral ¿Qué se puede hacer si en verdad deben ser políticas educativas las que generen las aperturas de estas puertas? Y la última pregunta ¿Pueden aportar alguna sugerencia sobre las redes entre cámaras empresariales de la industria TIC y el gobierno para la creación y gestión de iniciativas? 

GV: En cuanto a la primera, pienso que no hay un nivel claramente definido, sino que se va construyendo de a poco. Se puede ir preparando el camino para que esto suceda desde la escolaridad, estimulando ciertas capacidades, entre las cuales podemos encontrar el emprendedorismo y el autoempleo. Por ejemplo, en una escuela primaria uno puede estar haciendo talleres de negocios, estimular un pensamiento creativo, inferencial, donde se estimule a proyectar a futuro. En el secundario, a partir de la maduración cognitiva propia del joven, se pueden promover motivaciones asociadas con el emprendorismo y el autoempleo. En el secundario se deberían favorecer ambientes de aprendizaje en que los jóvenes sean sujetos activos, pensantes, autónomos, y que se proyecten al futuro.

NB: En general, los programas que están siendo implementados en la región toman el nivel secundario completo o los últimos años como punto inicial de formación para autoempleo. En Costa Rica, la iniciativa se vincula justamente con la formación para el emprendimiento y se brinda en las escuelas técnicas, desde una edad temprana. 
La segunda pregunta se refiere a cómo en escuelas técnicas muchas veces los alumnos son reclutados laboralmente antes de finalizar los cursos y cómo remediar eso. Esto tiene que ver con la tensión que se establece en las empresas vinculadas al TI por conseguir jóvenes calificados. ¿Cómo se resuelve esto?Justamente multiplicando las iniciativas y mejorando las plataformas de formación de jóvenes en TIC. Es decir, en la medida que haya mayor y mejor formación de jóvenes en carreras de TI, técnicas y universitarias, va a disminuir esta tensión que ocasiona la contratación de los alumnos antes de recibirse. 
La última pregunta es sobre qué nuevas iniciativas vemos en el futuro. Vemos varias cuestiones. Por un lado, que las propias empresas deberían seducir a los jóvenes mostrando las convicciones laborales, la autonomía, la posibilidad de tener trabajo, horarios flexibles. También observamos que el mundo virtual está creciendo, y existe mucha formación en la educación a distancia que puede ser atractiva para los jóvenes y satisfactoria en la eficiencia del proceso de aprendizaje. Por último, es importante la evaluación y el monitoreo, hemos visto programas sin evaluaciones sobre resultados, más allá del dato de la cantidad de estudiantes que han formado. Son programas reconocidos con premios internacionales, pero necesitan hacer un seguimiento y mostrar los resultados. Esto se debe en parte a que son iniciativas muy recientes. Resulta importante evaluar cómo se ha avanzado con respecto a la empleabilidad, conocer las opiniones de los jóvenes y de las empresas. 

MTL: Muchísimas gracias a Georgina, a Néstor y a todos los participantes que han estado acompañándonos y compartiendo comentarios. 

Notas

1 -

Los Eventos del SITEAL son reuniones globales que conectan a referentes de Latinoamérica para reflexionar sobre la situación socioeducativa en la región y brinda oportunidades para debatir junto al público sobre los principales temas de la agenda de primera infancia, educación y TIC, entre otros.

2 -

La economía digital está constituida por la infraestructura de telecomunicaciones, las industrias TIC (software, hardware y servicios TIC) y la red de actividades económicas y sociales facilitadas por Internet, la computación en la nube y las redes móviles, las sociales y de sensores remotos. Como se vio en la Introducción, la economía digital es un facilitador cuyo desarrollo y despliegue se produce en un ecosistema caracterizado por la creciente y acelerada convergencia entre diversas tecnologías, que se concreta en redes de comunicación (redes y servicios, redes fijas-móviles), equipos de hardware (móviles multimedia 3G y 4G), servicios de procesamiento (computación en la nube) y tecnologías web (Web 2.0).

Para más información sobre líneas de acción para maximizar el impacto de la economía digital en América Latina ver el documento Economía digital para el cambio estructural y la igualdad (Naciones Unidas, marzo 2013)

3 -

El Proyecto Brasil Mais TI tiene como objetivo capacitar a la juventud con potencial para ser futuros profesionales del sector de las TI, observando las demandas del mercado, a través de una plataforma de aprendizaje a distancia, disponible gratuitamente, que prentende traer nuevos horizontes para los jóvenes en busca de formación y nuevas oportunidades en el mercado laboral.

El principal público objetivo del proyecto son los jóvenes entre 16 y 23 años. Sin embargo, la plataforma está disponible para toda la sociedad.

Softex presenta el programa Brasil más TI que ofrece 30 cursos gratuitos a distancia con más de 1.500 horas de formación.

Softex, como institución asociada del gobierno y del sector privado en la implementación de políticas públicas con miras a fortalecer la industria brasileña de software y servicios de TI, tiene un papel de importante socio en la ejecución e implementación de proyectos de infraestructura centrandos en I + D, que surgen de la Estrategia Nacional de Ciencia y Tecnología.

4 -

El PROSOFT es el programa para el Desarrollo de la Industria del Software y la Innovación. Siendo un programa de la Secretaria de Economía, es una política pública que fomenta al sector de Tecnologías de la Información (TI) en México y la innovación en los sectores estratégicos.

La adopción de Tecnologías de la Información por parte de las empresas es una de las formas más rápidas de incrementar su productividad y de prepararse para innovar por su alto valor agregado. En la actualidad donde diversos servicios necesarios en una sociedad del conocimiento se encuentran soportados de manera importante en las TI, es importante que nuestro país cuente con un sector de TI de clase mundial estrechamente integrado con los demás sectores económicos

PROSOSFT 3.0 tiene como objetivo promover el desarrollo y la adopción de las tecnologías de la información y la innovación en los sectores estratégicos del país que contribuya a incrementar su productividad, con la intención de hacer frente a los retos que actualmente presenta el sector de TI, se establecieron 5 estrategias:1) Formación de capital humano especializado en tecnologías de la información y en innovación en los sectores estratégicos. 2) Generación de investigación aplicada, desarrollo tecnológico e innovación en los sectores estratégicos. 3) Financiamiento para las empresas de los sectores estratégicos para el desarrollo y adopción de tecnologías de la información e innovación. 4) Generación de infraestructura para el desarrollo y adopción de las tecnologías de la información y la innovación. 5) Generación y difusión de conocimiento en materia de TI e innovación a través de estudios y eventos.

5 -

Empleartec es un programa de formación profesional gratuita en software y tecnología. Con el objetivo de fomentar más y mejor empleo en las áreas de software y tecnología a nivel nacional, el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, en conjunto con CESSI, y con el apoyo de empresas referentes del sector, ofrecen cursos de capacitación gratuita en todo el país.

6 -

El Proyecto Jóvenes Administradores de Redes es una iniciativa del MEP, FOD y CISCO Networking Academy; que permite que estudiantes de undécimo y duodécimo año de colegios técnicos adquieran la certificación de IT Essentials y de Cisco Certified Network Associate, dotándolos de competencias para una óptima inserción laboral y de los conocimientos para crear, soportar, implementar y reparar redes de computadoras y conexiones con los ISP (Proveedores de Servicios de Internet).

7 -

La iniciativa Talento TI del MinTIC es una de las apuestas del Plan Vive Digital para la gente que busca promover la formación de los colombianos en carreras TI para impulsar la competitividad, la investigación, la innovación y la proyección internacional del sector TI del país. Necesitamos formar más y mejores profesionales en áreas TI para potenciar procesos productivos en diferentes sectores de la economía, a través de soluciones e innovaciones de base tecnológica.

El MinTIC, en alianza con el Icetex y el Ministerio de Educación, está apoyando a miles de colombianos para estudiar carreras relacionadas con las Tecnologías de la Información a través de créditos condonables. A la fecha, el MinTIC ha beneficiado más de 21.700 personas con programas de formación para fortalecer la formación de Talento en áreas relacionadas con tecnologías de información, de los cuales más de 15.400 son de cursos de educación continuada y 6.364 colombianos que han accedido a la oportunidad de estudiar carreras relacionadas con tecnologías de información en los niveles técnico, tecnólogo y universitario a través de créditos condonables.

De acuerdo con datos del Observatorio TI, de FEDESOFT y MinTIC hay una brecha de 53.000 profesionales TI, aspecto que exige agudizar el trabajo en promoción y estímulo para incrementar el número de personas estudiando carreras TI.

8 -

Se alude al Cuaderno del SITEAL/TIC Cuaderno: Formación TIC y empleo para los jóvenes: desafíos y posibles cursos de acción

Si bien los progresos en el acceso a Internet han sido espectaculares en los últimos años, aún hoy muchos jóvenes carecen de capacidades digitales claves, dificultando el aprendizaje y la inserción laboral adecuada. Este documento analiza los programas de formación y empleo juvenil en el área TIC, que han comenzado a ser implementados en algunos países de la región como un modo de paliar esas desigualdades.

9 -

El ámbito de las tecnologías de información y comunicación es también parte del mapa de desigualdades entre hombres y mujeres. En cuanto al uso de internet las mujeres continúan siendo minoría a nivel global alcanzando sólo un 46% mientras que el 54% es de género masculino. Las mujeres además tienen 21% menos de probabilidades de tener su propio teléfono móvil, lo que se traduce en una brecha de 300 millones en todo el mundo. Por consiguiente, en América Latina niñas y mujeres están más expuestas a quedar rezagadas en el mundo de las TIC ya que deben sortear mayores barreras que sus pares masculinos para acceder y aprovechar las ventajas ofrecidas por el mundo digital.

Para más información sobre la brecha digital de género se sugiere consultar el Cuaderno del SITEAL/TIC: Mujeres latinoamericanas en el mapa tecnológico. Una mirada de género en políticas de inclusión digital y la conversación del SITEAL/TIC: Políticas TIC en América Latina. Los desafíos para la igualdad de género.